Saltar al contenido
Carillas Dentales

Caries dentales, Síntomas, Causas y más

Aunque es una de las principales afecciones conocidas en el ramo de la salud odontológica, y sea padecida por gran parte de la población mundial. Existe todavía un gran número de personas que no tienen claros ciertos datos sobre las caries. Si ese es tu caso, no te preocupes estás en el lugar correcto, donde aclararemos cada una de tus dudas sobre esta enfermedad.

¿Qué son las caries?

Para iniciar hablemos sobre que son realmente las caries dentales, y en este sentido, podemos indicarte que las caries son nada más y nada menos que agujeros o aberturas que aparecen en la parte superficial de los dientes como producto de una mezcla de elementos, tales como, presencia de bacterias en la boca, lengua, encías o paladar, exceso de consumo de alimentos y bebidas dulces o muy azucaradas y una limpieza dental inadecuada.

Si padeces de caries dentales no debes alarmarte pensando que es algo fatal, de hecho debes saber que esta afección dental es el principal problema de salud en el ámbito odontológico en todo el mundo. Siendo la población más afectada los menores de 15 años de edad y mayores de 60 años, quizás esto se deba a que esta población es consumidora de niveles más altos de azucares procesadas y mantienen una deficiente higiene bucal. Sin embargo, el resto de las personas no se encuentran exentas de padecer caries dentales.

El principal problema con la aparición de las caries dentales es que si no son tratadas a tiempo por un especialista, pueden ser la causa de enfermedades más profundas en las encías y dientes. Como dolores de muela excesivos, ser la causa de la perdida de uno o varios dientes o inclusive infecciones. Por tal motivo, es muy recomendable que a la primera impresión de poseer una caries dental se debe acudir a un especialista, y yendo aún más allá, son muy importantes también las consultas odontológicas de rutina, la buena higiene bucal, el uso de dentífrico en el cepillado de los dientes y de hilo dental después de cada comida.

Tipos de Caries

Existen dos grandes grupos principales en los que se pueden separar los tipos de caries. Estos son las caries según la zona de la dentadura donde aparecen y las caries según la zona del diente donde se encuentran. A continuación detallaremos cada uno de ellos:

Según la zona de la dentadura donde aparecen

  • Caries de Corona: La caries de corona es quizás la más sencilla de detectar de todos los tipos de caries, ya que esta afecta la zona superior de los dientes, y por tanto es totalmente visible. No obstante es también uno de los tipos de caries más comunes.
  • Caries Radicular: La caries radicular es aquella que se forma justo en la separación o división entre el diente y la encía. Usualmente es originada por los restos de comida que poco a poco se van acumulando y no se logran remover con el cepillado diario.
  • Caries Interproximales o Interdentales: Las caries interproximales se caracterizan por ser las complicadas de identificar, y esto se debe a que su ubicación se encuentra entre los espacios que quedan entre los dientes. Para evitar este tipo de caries es muy útil el uso de hilo dental, ya que, este puede llegar a esos lugares de difícil acceso.
  • Caries Recurrentes o Secundarias: Por su parte las caries recurrentes son aquellas que suelen aparecer sobre un empaste dental; de allí su nombre, se denominan recurrentes porque una vez existieron y aparecen nuevamente.

Según la zona del diente donde aparecen

  • Caries de Esmalte: En la clasificación de los tipos de caries según la zona del diente en que aparecen, las caries de esmalte son las más comunes. Y son aquellas caries dentales que afectan solo la parte superficial del diente “el esmalte”.
  • Caries de Dentina: Las caries de dentina por su parte se denominan de esta forma porque afectan precisamente la segunda capa de los dientes “la dentina” bien sea en su superficie o en un lugar mas profundo
  • Caries Rampante: Y por último, la caries rampante es caracterizada por afectar los nervios, la pulpa del diente y el conjunto de conductos internos del diente. Este tipo de caries es de cuidado, ya que por su naturaleza avanza con rapidez y causa mucho daño.

¿Cuáles son los principales síntomas de las caries?

No existe en realidad un A, B, C, en la aparición de los síntomas de las caries, ya que, estos difieren según diversos factores como el tamaño de la zona dañada, la ubicación de la misma y la profundidad de la hendidura. De hecho, cuando se está originando la caries, es decir, cuando se comienza a crear el daño en la zona del diente es muy probable que no te des cuenta, ya que rara vez esto causa dolor. No obstante, es a medida que la enfermedad avanza que comienza a dejarse ver y sentir, provocando la siguiente serie de síntomas:

  • Dolor intenso y repentino de las muelas, sin alguna razón en especifico
  • Excesiva sensibilidad en los dientes y muelas a los cambios de temperatura, común cuando se ingieren alimentos o muy fríos o muy calientes
  • Presencia de dolor cuando se ingieren alimentos o bebidas dulces
  • Presencia de fisuras o agujeros en los dientes o muelas
  • Sensación de dolor agudo cuando se muerde
  • Aparición de manchas de color marrón claro, marrón oscuro, negro o inclusive blanquecinas en cualquier lugar de los dientes o muelas

¿Cuáles son las principales causas de las caries dentales?

Ahora que ya conoces que son las caries y cuales son los síntomas que puedes padecer si presentas esta enfermedad en tu dentadura. Es momento de estudiar las causas que dan pie a la formación de las caries en nuestros dientes.

Formación de Placa dental

La placa dental no es más que una delicada capa casi traslucida y viscosa que se forma sobre los dientes, recubriéndolos y dañándolos lentamente. Su formación es debida al consumo excesivo de azucares procesadas como caramelos, y almidones, aunados a la higiene bucal deficiente. Su proceso de formación es el siguiente: Ante el exceso de azúcar en los dientes producto de elevados consumos de los mismos y la poca limpieza dental, se crea en nuestros dientes el hogar ideal para ciertos microorganismos y bacterias dañinas que comienzan a vivir en esta zona y a crear esta placa nociva para nuestra salud bucal.

Del mismo modo, esta placa con el tiempo puede solidificarse y convertirse en sarro, justo bajo la encía o entre las divisiones de los dientes. Y en este punto el problema ya ha avanzado un poco más, pues este sarro pasa a convertirse en una especie de defensa para las bacterias dañinas que continuarán formando y propagando la placa dental dentro de nuestra boca. Haciendo de este modo más difícil la eliminación de la placa.

Los Ataques de Placa dental

Para llegar a esta fase causante de las caries, ya se debió haber formado una gran cantidad de placa en nuestra boca y luego de esto, los mismos fluidos que emite la placa comienzan a deteriorar lentamente los minerales de los cuales está hecho el esmalte externo de nuestros dientes. Y seguidamente esa constante exposición de nuestros dientes a la presencia de los ácidos de la placa dental provoca la creación de agujeros muy pequeños en el esmalte, siendo esta la primera fase oficial de la aparición de las caries. Ya que una vez se hayan desgastado zonas extensas de esmalte, los microorganismos causantes de la placa logran llegar a lugares más profundos de nuestros dientes, continuando con el daño.

En este sentido, luego del esmalte dental la capa siguiente se denomina dentina y debemos destacar que esta es mucho más blanda y noble en comparación con el esmalte. Por ende es más fácil de deteriorar para los ácidos generados por la placa dental. Además de considerar que la dentina posee unos pequeños conductos que conectan el diente con el nervio dental. Por tanto al llegar las bacterias a este punto te causarán serias molestias, dolor agudo y sensibilidad.

La Destrucción Continua

Una vez completadas las fases anteriores y se continúan formando las caries dentales, todos esos microorganismos dañinos anteriormente mencionados y el ácido producido por este, penetran las zonas más profundas de la dentadura. Hasta que logran alcanzar el interior el diente o su pulpa, el cual contiene diversos vasos sanguíneos y por supuestos las conexiones nerviosas. En este sentido, al llegar los agentes dañinos a esta zona la pulpa dental se comienza a inflamar y debido a que en la cavidad donde se encuentra la pulpa no existe espacio para soportar su inflamación, el nervio dental comienza a comprimirse lentamente. Siendo esta la causa principal del dolor en las muelas y dientes provocado por las caries. Que inclusive puede abarcar zonas de la cara y oído si no es tratado a tiempo.

Es muy importante que no esperes a padecer de dolores de muelas para acudir al odontólogo, ya que como pudiste darte cuenta en la explicación anterior, ante la presencia de dolor las bacterias ya han avanzado bastante en su recorrido hasta el núcleo de nuestros dientes. Por tanto las consultas preventivas con el dentista son ideales para evitar este tipo de afecciones. Así que se recomienda acudir a consulta con el odontólogo al menos dos veces al año, a forma de consultas de rutina. A la par que se realizan limpiezas dentales pertinentes hechas por un especialista, para evitar la acumulación de residuos en los dientes.

No obstante, si ya presentas dolores en tus muelas o dientes de igual manera debes acudir lo antes posible a consulta con el especialista llámese odontólogo o dentista. Para de este modo evitar que las caries causen más daños en tu dentadura y que la propagación de la plaga continúe y abarque zonas mayores. El sabrá cómo lidiar con el problema de forma profesional y te hará recobrar tu salud dental en un abrir y cerrar de ojos.

¿Cuáles son los  Factores de riesgo más comunes cuando se habla de caries?

Existen diversos factores de riesgo que pueden agravar la problemática cuando de caries se habla. Aunque nadie esté exento en su totalidad de padecerlas, ya que, todo aquel que posea dentadura es un posible paciente. Sin embargo, los agravantes o factores de riesgos científicamente probados son los siguientes:

La Ubicación del Diente afectado

Por lo general, pero no es una regla de oro las caries suelen aparecer en las muelas o en los pre-molares. Quizás esto se deba a que por su naturaleza este tipo de dientes poseen mayor cantidad de hendiduras, surcos y bifurcaciones que los dientes delanteros. Y esto a su vez posibilita que de un modo u otro ocurra acumulación de restos de alimentos en ellos. Además de que pos su ubicación trasera son los más difíciles de limpiar en el cepillado diario, convirtiéndose de esta forma en un factor de riesgo importante.

El consumo excesivo de alimentos y bebidas específicos

Existen alimentos que se logran unir más fácilmente al esmalte de los dientes y que a su vez son más difíciles de retirar con el cepillado común, por tanto tienden a generar placa con el transcurrir del tiempo. Estos alimentos son los azucares procesados en general, las bebidas gasificadas, los helados, los caramelos duros, la leche, los frutos secos, las galletas, las papas fritas entre otros. Todos estos alimentos y sus derivados aunque sean extremadamente deliciosos y una tentación para muchos aumentan las posibilidades de padecer caries dental.

Consumir alimentos con una frecuencia elevada

En este punto se hace referencia a consumir alimentos azucarados específicamente fuera de las horas de comida habituales (desayuno, almuerzo y cena) o en su defecto consumir excesivamente bebidas azucaradas. Este habito incrementa la posibilidad de que miles de bacterias  se refugien en la boca e inicien a generar el nocivo acido que dará pie a la aparición de las caries dentales. Por tanto, es conveniente disminuir el consumo de estos alimentos sobretodo fuera de las comidas programadas, ya que, por lo general cuando se consumen sobre horas no se realiza la limpieza dental adecuada y los residuos comienzan a acumularse.

Alimentar a los más pequeños de la casa justo antes del momento de acostarse

El consumo de alimentos tales como leche, jugos o azucares justo antes de dormir en los niños es uno de los principales factores de riesgo cuando se habla de padecer de caries dentales. Esto se debe a que los residuos de estos alimentos o bebidas penetran en los dientes de los niños mientras ellos duermen. Por lo tanto las bacterias que originan las caries tienen alimento durante varias horas, lo que les permite crecer y propagarse. Los especialistas han llamado a este fenómeno como “caries de biberón”.

Un cepillado deficiente de los dientes

La higiene dental es crucial para evitar todo tipo de anomalías o afecciones en los dientes incluidas las caries. En pocas palabras, si descuidas tus dientes y no los cepillas a diario al menos tres veces al día después de cada comida, eres una persona propensa a padecer de caries. Es muy importante además, que al momento del cepillado se alcancen todos los dientes sobre todo aquellos que se encuentran al final de la encía, ya que, en la mayoría de los casos estos dientes o muelas son los más afectados por esta enfermedad.

Bajos niveles de Flúor en los dientes

Aunque no todos lo conozcan, el flúor es un elemento mineral que se origina de forma espontánea y natural y su función principal es proveer la dentadura de salud, previniendo anomalías y enfermedades como las caries. Este elemento es tan útil en nuestra dentadura que en algunos casos por si solo logra eliminar los casos leves de caries dental. Por tal motivo y en vista de su importancia y utilidad, recuerda la próxima vez que vayas a comprar tu pasta de dientes verificar si esta te provee de flúor adicional.

La edad

Científicamente se ha comprobado que existen rangos de edades que son más afectados por las caries, siendo estas los niños menores de 13 años, adolescentes de 13 a 18 y los adultos mayores de 60 años de edad. En el caso de los niños y adolescentes este factor de riesgo se debe al consumo excesivo de azucares y bebidas gaseosas aunados a la higiene bucal deficiente y en el caso de los adultos mayores, son una población en riesgo debido a que por lo general con el tiempo los dientes tienden a deteriorarse, las encías comienzan a ceder territorio y las raíces de los dientes salen a flote lo que deja al diente indefenso ante el ataque de las caries.

Presencia de sequedad en la boca

Este factor de riesgo conocido como sequedad o resequedad en la boca es producido por la deficiencia de saliva, la cual es un mecanismo de defensa natural del cuerpo para desechar los residuos de alimentos que quedan atrapados y evitar que estos se adhieran al os dientes y por tanto generen placa y caries dental. Esta deficiencia en la elaboración de saliva es producida por algunas enfermedades o por el consumo de ciertos medicamentos, es decir, no es un factor común padecido por un gran número de personas, sino más bien por una minoría. No obstante al ser la saliva una defensora natural en la propagación de las caries su ausencia es un factor de riesgo determinante que puede agravar la situación del  enfermo.

Poseer empastes dañados, desgastados o cualquier otro tipo de dispositivos dentales

Es bien sabido que con el pasar del tiempo todo se desgasta, lo mismo ocurre con los dispositivos dentales y los empastes que con los años tienen a perder fortaleza y son más frágiles ante cualquier mordisco que puede provocar su quiebre. Al ocurrir este evento se crea un lugar idóneo para que las bacterias habiten en él, ya que, estas prefieren zonas como grietas o zanjas dentro de toda la dentadura seguramente porque limpiar estas zonas es más difícil. Lo recomendable ante cualquiera de estos eventos es acudir al especialista o médico tratante lo más rápido posible para evitar que la anomalía crezca.

Reflujo estomacal o ardor en el estomago

La presencia de ardor en el estómago o el reflujo estomacal es un factor de riesgo en la propagación de las caries. Esto se debe a que este tipo de situaciones permiten que el ácido propio del estómago llegue hasta la boca, provocando cierto desgaste en el esmalte dental y de un modo u otro logra causar dalo a tu dentadura. Y posibilita la exposición de la dentina (segunda capa de los dientes, más frágil que el esmalte) a las bacterias causantes de las caries. Si presentas la enfermedad del reflujo estomacal o ardor en el estómago, es importante que acudas al doctor para que este se encargue de tratarlo a tiempo. 

Padecer de trastornos de la alimentación

Por diversos motivos padecer de un trastorno de la alimentación es un factor de riesgo en la presencia de las caries. En primer lugar cabe mencionar que cuando se habla de trastornos de alimentación se hace referencia a la anorexia y a la bulimia nerviosa, una vez aclarado este punto, entre los agravantes que estos trastornos presentan se encuentran los siguientes: el vómito excesivo trae consigo acido estomacal que puede dañar el esmalte de los dientes y a su vez exponer la dentina y por otro lado la salivación comienza a disminuir; en pocas palabras se le hace más sencillo el camino a las bacterias hacia el núcleo de nuestros dientes.

¿Cómo prevenir las caries?

Existen diversas medidas que puedes colocar en práctica para prevenir las caries y evitar padecer de los molestos dolores de muela y encías. Aunque siempre recomendamos acudir a un especialista ante la presencia de cualquier anomalía. Aquí te presentamos una serie de tips que pueden serte de utilidad

Cepillarte con crema dental con flúor después de cada comida

Cepillarse los dientes es quizás la recomendación más común entre especialistas de la salud dental, y es que su importancia en la higiene bucal es demasiada. Lo que debes tener en cuenta del cepillado es que el mismo, debe realizarse después de cada comida o al menos dos veces al día y como elemento adicional recomendamos verifiques que tu crema dental o dentífrico posea flúor entre sus ingredientes activos, ya que, este ayuda a prevenir las enfermedades de los dientes. Aunado al uso continuo del hilo dental y un enjuague bucal tener una higiene en tu dentadura será tarea sencilla.

Acude a consultas con el dentista u odontólogo de forma regular

Es muy recomendable para evitar la aparición de las caries dentales, acudir al médico especialista llámese dentista u odontólogo. No solo cuando se sientan dolencias o malestares en los dientes o encías sino también acudiendo cuando todo se encuentra bien a modo de consultas preventivas. En estas consultas de rutina el dentista te hará limpieza dentales y removerá todos los restos de alimentos que con el cepillado diario no es posible eliminarlos y además será el quien determine la frecuencia de las consultas, con la finalidad de mantener tu salud bucal en buen estado.

Beber agua del grifo

Sonará raro que se recomiende beber agua del grifo o del chorro para mantener la salud dental y evitar la aparición de las caries, sin embargo, la explicación de este tips se basa en que por lo general el agua del grifo contiene flúor, elemento que como ya hemos indicado ayuda a prevenir las afecciones dentales. En su defecto, si solo consumes agua embotellada esta no contendrá flúor.

Consumir alimentos que sean saludable para tus dientes

Ciertamente existen algunos alimentos como los azucarados que dañan los dientes si se consumen en exceso, del mismo modo existen alimentos que causan el efecto contrario, es decir, ayudan a preservar la salud dental. Estos alimentos benignos para tus dientes son las frutas, los vegetales, las legumbres y verduras, los cuales ayudan en el proceso de producción de saliva. Y por otro lado entre las bebidas saludables cabe mencionar el café y el té pero sin azúcar.

Recibe presupuesto gratis para el tratamiento de las caries en las mejores clínicas de tu ciudad

Como siempre recomendamos acudir a un experto ante cualquier situación novedosa relacionada con tu dentadura o salud bucal, y aquí puedes comparar, verificar y echar un vistazo a las mejores clínicas especializadas en limpieza de caries.

Caries dentales, Síntomas, Causas y más
5 (100%) 2 vote[s]